marzo 30, 2009

Para Aprender

Posted in Motivacion tagged , , , , a 6:35 pm por marianamdq

111En estos tiempos de crisis, los cambios en el mundo ya empezaron a producirse; de la adaptación que hagamos los humanos a estos cambios dependerá el tiempo que la crisis perdure. Y esta adaptación esta ligada a lo rápido que estemos dispuestos a aprender.

Se viene la era de la información y ahora es el momento de empezar a acumularla. El internet es un medio extraordinario de entrega de información, por lo que se supone, va a ser la fuente de negocios más importante en corto plazo, sino lo es ya.

Este cambio se va a generar en un tiempo muy corto; hay que ver las estadísticas de crecimiento de usuarios web en estos últimos años parar corroborar esto. La información se dispersa y se obtiene de un modo instantáneo por todo el mundo.

Es el momento de estudiar, informarse y actualizarse ¡pero ya!… sin esperar mucho mas, ya que de esto depende en que situación económico/social estará nuestro futuro.

Yo estoy tratando de actualizarme y a veces me encuentro con mi hija de 11 años explicándome sobre algún tema. Supongo que cuando cumpla 12  ya me habrá superado, asique ya la estoy convenciendo para que sea mi socia.

Para terminar, les dejo unos pensamientos muy lindos que reflejan lo que es el aprendizaje de la vida.

A los 5 años, aprendí que a los pececitos dorados no les gustaba la gelatina.
A los 9, aprendí que mi profesora solo me preguntaba cuando yo no sabía la respuesta.
A los 12, aprendí que, si tenia problemas en la escuela, los tenia mas grandes en casa.
A los 13, aprendí que, cuando mi cuarto quedaba del modo que yo quería, mi madre me mandaba a ordenarlo.
A los 15, aprendí que no debía descargar mis frustraciones en mi hermano, porque mi padre tenia frustraciones mayores… y la mano pesada.
A los 20, aprendí que los grandes problemas siempre empiezan pequeños.
A los 27, aprendí que el titulo obtenido no era la meta soñada.
A  los 28, aprendí que se puede hacer en un instante, algo que te va a hacer doler la cabeza la vida entera.
A los 30, aprendí cuando mi mujer y yo teníamos una noche sin chicos, pasábamos la mayor parte del tiempo hablando de ellos.
A los 34, aprendí que no me comenten muchos errores con la boca cerrada.
A los 36, aprendí que, siempre que estoy viajando, quisiera estar en casa; y siempre que estoy en casa me gustaría estar viajando.
A los 38, aprendí que podes saber que tu esposa te ama cuando quedan dos milanesas y elige la menor.
A los 40, aprendí que, si estas llevando una vida sin fracasos, no estas corriendo suficientes riesgos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: